You are here
Inicio > Actualidad > Análisis del rival: Leganés

Análisis del rival: Leganés

COMPARTEShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
deportivoleganes.com
deportivoleganes.com

El Sporting se enfrentará este domingo a uno de sus rivales directos en la lucha por la permanencia: el Leganés. Los “pepineros” están realizando una gran campaña teniendo en cuenta la plantilla que tienen. En Butarque se hacen más fuertes si cabe, habiendo llegado a empatar con el Atlético de Madrid.

Los de Asier Garitano no se caracterizan precisamente por el buen juego. El Leganés es un equipo muy sólido en defensa que se basa en el juego directo mediante balones al ex-sportinguista Guerrero. El madrileño está cuajando una temporada espectacular, habiendo sido elegido mejor jugador del “Lega” este último mes. En la ida, el conjunto “pepinero” no mostró su verdadera cara en El Molinón. Además, hay que tener en cuenta que, de aquella, el Sporting estaba en racha y desplegando muy buen juego. Ya no queda rastro de aquel equipo.

El esquema habitual del Leganés es el 4-2-3-1, con Serantes en la portería, Diego Rico, Insua, Mantovani y Víctor Díaz en la defensa, Erik Morán y Ruben Pérez en la medular, Szymanowski y Samu García en las bandas, Alberto  Bueno en la mediapunta y Miguel Ángel Guerrero en la delantera. Con este sistema de juego, logran tapar el control del centro del campo del rival y la llegada por las bandas. Sin embargo, al ser solo un jugador (Guerrero) el que va a la presión, dejan mucho espacio a los defensas en la salida de balón. 

El jugador a tener en cuenta es, junto a Guerrero, Samu García. El extremo está realizando una temporada magnífica, siendo ya pretendido en el mercado de invierno por grandes equipos. Sin embargo, optó por el “Lega” para seguir creciendo como futbolista. Su talento natural le permite desplegar jugadas espectaculares, pero le falta velocidad para ser un extremo. Por ello, cae mucho al centro, para generar superioridades ahí.

Butarque será una verdadera fiesta. 1500 aficionados sportinguistas se desplazarán para animar a los suyos, y la hinchada local tiene organizado un himno “a capela” con bufandeo incluido. Se han vendido todas las entradas y toda la suerte ya está echada. Es una final para ambos equipos, especialmente para el Sporting, por lo que el partido se decidirá por pequeños detalles. Intensidad, concentración y agresividad no faltarán. ¿Buen juego?, lo veremos al final del encuentro.

Top