You are here
Inicio > Actualidad > Consistencia y poco fútbol, el Sporting de Herrera

Consistencia y poco fútbol, el Sporting de Herrera

COMPARTEShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
realsporting.com
realsporting.com

Nada nuevo bajo el sol de Gijón. El Sporting, después de sumar tres valiosos puntos en León, sigue siendo el mismo equipo que no convence a pesar de ocupar plaza de ascenso directo. Los puntos y los minutos de desgobierno se reparten por igual.

El doble pivote, primera incógnita

Sergio Álvarez y Álex Bergantiños dejan claro su rol: destruir. Ambos destacan por sus aptitudes defensivas y no por su labor con la pelota. Es el centrocampista avilesino el que se incrusta en ocasiones entre los centrales para sacar la redonda desde atrás -siempre y cuando no funcione el primer recurso, el balón directo-.

No es una novedad. Nadie puede pedirle a Sergio o a Bergantiños que se conviertan de la noche a ña mañana en jugadores creativos. Si Herrera se quejó tras el partido contra Osasuna de la falta de recuperación de balón de su equipo, con esta pareja subsana el problema, creando otro en ocasiones más complejo.

Scepovic, solo arriba

El delantero serbio se está adaptando al rol de ariete. En su etapa anterior en el Sporting, Lekic era el que recibía de espaldas y descargaba para un Stefan que llegaba desde la segunda línea. Ahora las cosas han cambiado.

No hay un Dejan Lekic en la plantilla, y es Scepovic el que debe bajar la pelota en continua lucha con los zagueros. Carmona, Santos y Rubén tratan de llegar en segunda línea, aunque aún está por perfeccionar dicho mecanismo.

Se le reclama mucho al nueve serbio. Que haga goles, que baje “melones” caídos del cielo, lo descargue a un costado y sea el primero en ir a rematar. Lo cierto es que Scepovic está cuajando un buen arranque de temporada, teniendo en cuenta lo solo que está en la mayoría de las acciones.

La solidez como bandera

En un Sporting irregular en las facetas ofensivas y la presión tras perdida, la capacidad para defender cobra aún más importancia. La pareja Barba-Pérez está siendo de lo mejor del campeonato. Si se le añade esto a un Mariño en gran estado de forma, y a un doble pivote férreo, la única meta del Sporting semana tras semana debe ser dejar la puerta a cero.

logo


 

Top