You are here
Inicio > Actualidad > Cuestión de estado: ¿Dani o Mariño?

Cuestión de estado: ¿Dani o Mariño?

COMPARTEShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
realsporting.com
realsporting.com

Solo 120 minutos ha necesitado Dani Martín, portero del filial sportinguista, para hacer saltar la banca y poner Gijón patas arriba. El guardameta, considerado una de las mayores promesas de la prolífica cantera de Mareo, cuajó un extraordinario debut frente al Numancia. No pudo evitar la eliminación copera, pero sus paradas pusieron en pie a la afición en más de una ocasión.

El gijonés ha pasado de tercer portero a posible primera opción para Herrera. Ahora bien. El debate está servido. Whalley, totalmente ajeno a este, será un mero espectador entre la guerra Mariño-Dani por defender la portería. Su rol volverá a descender tras su titularidad en Numancia -con fatídico resultado-.

A tan solo 24 horas del partido frente al Lorca, la afición se divide. ¿Quién debe ser el titular? Pues bien, analicemos pros y contras de ambos guardametas:

Diego Mariño

Tras la salida de Cuéllar parecía haberse hecho con un puesto indiscutible en el once. Las pocas garantías que ofrece Whalley le daban todas las papeletas para ocupar la portería, pero la irrupción de Dani junto a sus problemas físicos podrían llevarle a verse relegado al banquillo.

Su inicio de competición estaba siendo formidable, con intervenciones clave a la hora de sumar puntos. Seguro, con buen juego de pies, gran blocaje y solvente en el juego aéreo. Sin embargo, no deja de ser un portero correcto, de esos que no valen ascensos, sino cumplen con su labor sin llegar más lejos.

Con Mariño en puerta el aficionado está seguro. Sabe lo que habrá. Pocos errores así como pocas paradas ganadoras. Es la opción conservadora. Ademas… ¿ha hecho Diego algún demérito más allá de lesionarse para perder el puesto?

Dani Martín

Absolutamente ninguna experiencia en la categoría. Sus minutos de mayor calidad se encuentran en Segunda B y un duelo de segunda ronda en Copa del Rey. Exigencia por el momento, cero. Presión escasa y muchas palmaditas en la espalda jugando a favor de ser de la casa.

Sin embargo, obviar su talento es imposible. Hay que ser un gran portero para defenderse bajo los palos como él hace, pero hay que ser un monstruo para debutar con el primer equipo en partido oficial, ser el mejor de tu equipo, parar todo lo parable -incluidos dos penaltis- y acabar con la grada coreando tu nombre.

Es la opción arriesgada, lo valiente. Lo tiene todo para convertirse en un arquero formidable, pero a día de hoy, no es mejor que Diego Mariño. Pero lo será, todo apunta a ello. Resumiendo… ¿el portero contrastado de buen nivel o el joven rebelde que podría convertirse en la gran apuesta ganadora? Juzguen ustedes.

llagar-begona-anuncio


 

Top