You are here
Inicio > Actualidad > El post partido: Sporting-Osasuna

El post partido: Sporting-Osasuna

COMPARTEShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
realsporting.com
realsporting.com

Por fin sucedió. Después de una impresionante racha negativa de once duelos sin ganar, con un bagaje en Liga de dos de los últimos 30 puntos, el Sporting ganó. Y además, lo hizó de forma autoritaria ante un rival directo. El Sporting domino durante 80 minutos, un Sporting nuevo, con cambio de esquema, de jugadores, y lo más importante, de actitud.

  • Analisis táctico

Retomaba Abelardo el esquema que le hizo competir en el Bernabéu. El 5-2-2-1 encaja a la perfección con los astures, y permite a varios jugadores alcanzar su potencial. Empezando por la defensa, donde Amorebieta, un futbolista que no está demostrando su potencial, encuentra apoyo en sus compañeros, Meré y Lillo, y de esta forma es capaz de ocultar sus carencias. Jorge Meré hace bueno hasta a un cadete. El mejor central salido de Mareo desde Abelardo, y ya no un proyecto de jugadorazo, porque a pesar de ser sub 21, el zaguero ya es una de las estrellas rojiblancas. Lillo a su lado aporta una velocidad y frescura vital para el Sporting.

Douglas, el principal beneficiado del nuevo esquema. Con todo el carril para él, se puede lucir una y otra vez en campo rival, permitiéndose el lujo incluso de anotar goles. Con las exigencias defensivas de un lateral, Douglas sufre al ser encarado, sin embargo, alejado de estas labores, y mucho más arropado, explota hasta el punto de ser una de las principales armas de los pupilos de Abelardo. Similar lo que sucede con el otro carrilero. Isma López, un auténtico pulmón, sube y baja, dotándole al Sporting de una gran presencia por el costado zurdo.

Sergio y Rachid se complementaron a la perfección en el centro del campo. El primero hizo todas las coberturas del mundo y más, con Rachid un paso por delante enlazando con la delantera. Arriba, Moi Gómez y Carmona acompañaban a Cop. Moi parte desde la banda izquierda, pero las subidas de Isma le permiten situarse más hacia el centro, lugar dónde Moi es capaz de poner en marcha todo su talento. De Carmona poco se puede decir ya. Combina, regatea, asiste, roba, trabaja, y ahora para colmo marca los goles a pares. A día de hoy es el futbolista más necesario en el once de Abelardo. Brutal.

Cop no tuvo su partido. La poblada defensa de Osasuna le impidió encontrar espacios. Tampoco los tuvo Carlos Castro cuando pisó el terreno de juego en la segunda parte. Hay quien empieza a pedir la entrada del canterano, sin embargo, alejados de polémicas, el Sporting puede quedarse con la buena noticia de tener a dos grandísimos nueves pugnando por un puesto.

En definitiva, el Sporting se ha reencontrado a sí mismo. Abelardo, consciente de la fragilidad defensiva del equipo, tomó una de las grandes verdades del fútbol. Si tienes la pelota, no te atacan. Y así fue. El Sporting dominó y dominó, alejando de esta forma a Osasuna de la meta de Cuéllar. El único pero, la relajación del equipo con un tres a cero favorable, que permitió a Osasuna anotar una diana, y enviar un balón al larguero que habría supuesto un problema.

  • El plan de Abelardo

Tras varias semanas fallando, Abelardo por fin acertó. Y lo hizo de pleno. Primero con el cambio de esquema. Segundo, con los jugadores elegidos. Tercero en apostar una nueva vez más por Carmona a pesar de llevar este 180 minutos en siete días. No se complicó con los cambios. Ante un cansado Rachid, dio entrada a Nacho Cases, que aportó más trabajo en el centro del campo. Viguera ocupó el sitio de Moi. Da la sensación de que por fin ha perdido la fe en Burgui, y busca un plan B para ser sustituto de Moi. Quizás tardó demasiado en meter a Carlos Castro, que opositó en Copa del Rey para tener más minutos en el partido frente a Osasuna. El de Ujo tendrá que seguir peleando para convencer a un Abelardo que nunca le ha tenido demasiada fe al joven delantero.

  • La estrella

Cuestionarlo es insultante. Carlos Carmona fue el mejor en el Bernabéu. Lo volvió a ser tres días después en Copa ante el Eibar. Y completa su semana fantástica frente al Osasuna. Esta vez apareció por todo el campo. Allá donde estaba Carmona, existía fútbol. Combinó, asistió y creo desequilibrios. Espectacular estado de forma del balear, que ha pasado de no ir convocado a ser el jugador franquicia, y todo en una semana, a base de esfuerzo, sacrificio y mucho, mucho coraje.

  • El estrellado

Si en anteriores partidos era difícil elegir un jugador entre tantos candidatos, esta vez lo es por la falta de estos. Quizá Cop y Rachid fueron de lo menos vistoso en El Molinón. El croata no encontró su sitio, se vio que no era su partido. Sin embargo, para él el trabajo no se cuestiona, y corrió una vez más sin parar, presionando la salida de balón de los navarros. Rachid cuajó una gran primera parte, pero continúa con el gran hándicap de sufrir fisicamente. Cuando sus piernas fallan, su cabeza también, y comienza a cometer errores. De todas formas, su proyección sigue siendo realmente prometedora.

  • El ausente

Osasuna. Los de Caparrós están en serios problemas. El Sporting realizó un gran partido sí, pero Osasuna no fue rival en ningún momento. En incapaz de defender si no es por mera acumulación. Arriba, necesita demasiado para hacer un gol, y más aun si Joaquín Caparrós deja fuera a Sergio León. Su centro del campo no fabrica fútbol, y el banquillo no ofrece soluciones. El cambio de entrenador poco ha cambiado. A día de hoy, cuenta con demasiadas papeletas de cara a descender a Segunda División.


Top