You are here
Inicio > Actualidad > La resistencia empezó en Gijón

La resistencia empezó en Gijón

COMPARTEShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
rtve.es
rtve.es

El próximo partido entre el Real Sporting y el Real Madrid revive la rivalidad que en 1979 se generó entre ambos equipos y alude a el cántico por excelencia del antimadridismo (“Así, así, así gana el Madrid”) que se originó en El Molinón. Las cosas que pasaron el 25 de noviembre de 1979 en Gijón siguen agitando la memoria colectiva de la hinchada.

El partido era muy esperado, porque en la campaña anterior, en la 78-79, el Sporting perdió el título liguero por errores arbitrales.

Siempre que nos enfrentábamos al Real Madrid salíamos perjudicados. En 1978 recuerdo un arbitraje de Borras del Barrio en Madrid, en el que anuló un gol a Joaquín, por fuera de juego del aire, cuando ganábamos 0-2, pero Pirri lo volvió loco y acabamos perdiendo 3-2. Para la vuelta, nos sacaron tarjeta a Doria y a mí en la jornada anterior a recibir al Real Madrid, pero la mía fue por no guardar la distancia en una barrera en una falta a nuestro favor y no pude jugar el partido.” Recordaba Enzo Ferrero en una entrevista.

Al final, el Madrid ganó la Liga y el Sporting fue segundo, a cuatro puntos.
Así que para la visita del Madrid al campo del Sporting la siguiente temporada había un ambiente apasionado. Esta vez en la primera vuelta, jornada undécima. Y estaba Ferrero. También era un partido del que los dos querían llevarse los tres puntos, con el mismo fin que la anterior temporada; ganar el título liguero. A partir de este partido dicen que la resistencia empezó en Gijón. Y empezó Según se agotaron los cinco primeros minutos del partido.

Lo ocurrido no podrá ser mejor explicado que por un jugador rojiblanco muy valorado en esa temporada, con el que, digámos, comenzó todo; Enzo ferrero:FERRERO.jpg

“A los cinco minutos, San José ya me había hecho dos entradas fuertes. En la siguiente acción, recibí un pase en el costado izquierdo y él me dio un codazo y me rompió un diente y el labio. Me di la vuelta, reaccioné y le di un empujón sacándomelo de encima”.

El árbitro pita la falta del madridista como obstrucción, pero al tiempo expulsa a Ferrero por supuesta agresión. De repente se podía ver que la boca de Ferrero chorreaba sangre y eso indigna más al público. Ferrero, se retira sangrando, expulsado, y San José sigue en el campo. De una forma espontánea surge un grito que pronto todo el campo corea al unísono: “¡Así, así, así gana el Madrid!”. Los jugadores veian como se llenaba el campo de almohadillas y el partido tuvo que ser interrumpido durante 15 minutos.

Si los aficionados no olvidan lo que vieron, mucho más imborrable es el recuerdo de aquellos que sintieron los codazos en la boca. De aquellos cuyas rodillas sufrieron las patadas.
Ellos son los protagonistas de la jugada que dio lugar al himno amti-madridista por excelencia: Isidoro San José y Enzo Ferrero.

“¿Qué pasó el 25 de noviembre de 1979? Solo diré que me supuso 14 meses de lesión”, advierte; “no comentaré más. ¡Paso palabra!”. Contestó San José

Enzo Ferrero afirma que miente, reconoce su acción, pero la lesión del jugador madridista no fue por su culpa. Y como todo el público pudo observar y saber, su lesión tuvo lugar 2 meses después. San José completo los 90 minutos de ese mismo partido y dos meses más tarde se lesionó; una lesión fatal para la época, pero esta no corría a cargo de Ferrero. Este partido revive la situación de rivalidad o ansia por los tres puntos, en el caso del Sporting por la permanencia y en el caso del conjunto merengue por el título liguero.

fullsizerender-2-300x296


 

Top