You are here
Inicio > Actualidad > ¿Listos para soñar de nuevo?

¿Listos para soñar de nuevo?

COMPARTEShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
sporting-atletico
laliga.es

No cabe duda de que la primera vuelta de la presente campaña fue un desastre en todos los aspectos para el Real Sporting de Gijón: los goles en contra aumentaban por momentos, los fallos defensivos eran cada vez más escandalosos, el entrenador no lograba dar con la tecla, etc. En definitiva, a cualquier sportinguista de a pie se le pasó por la cabeza que el descenso era, cada vez, más probable.

Sin embargo, llegó el partido más importante de la temporada: el club gijonés se enfrentaba al Leganés en un duelo directo. Butarque se vistió de gala para ver como los rojiblancos dominaban la segunda parte y cómo se llevaban tres puntos vitales para continuar en la lucha por la ansiada permanencia. Pero fue mucho más que eso, fue una inyección de moral, y también de confianza; una confianza que se había ido perdiendo para dejar paso al mayor de los pesimismos.

Y entonces llegó el partido del pasado sábado contra el Atlético de Madrid. Muchos fueron a El Molinón para ver a los jugadores ‘top’ que se daban cita en el estadio, pero la imagen que se vio fue muy diferente a la que algunos esperaban. Porque el Sporting dominó el encuentro durante 70 minutos, e hizo soñar a la afición, pues la victoria estaba más cerca que nunca. Se volvió a ver un equipo, once jugadores sobre el campo, pero todos con la misma ilusión: la de lograr los tres puntos para estar más cerca del objetivo. Y sí, es cierto que finalmente el partido terminó en un 1-4 con victoria visitante pero, a fin de cuentas, eso pasa a ser lo de menos. Pero no podemos olvidar que el juego combinativo del Sporting, los balones dirigidos a Traoré, la dinámica de salir con el balón jugado, la seguridad mostrada casi hasta el final del partido es con lo que tenemos que quedarnos. Eso, y que el equipo que se tenía en frente era nada más y nada menos que uno de los más fuertes de la clasificación, y en la delantera tiene una dinamita prácticamente imposible de parar.

Ahora es cuando tenemos que valorar la actitud del Sporting. Querían tener el balón, devolver la confianza a una afición cansada de tanta mala imagen y, poco a poco, parece que la ilusión vuelve a apoderarse de Gijón. Porque quizás sea pronto para asegurar que la permanencia es nuestra, pero si algo nos ha enseñado este equipo en los últimos años, es que soñar, es una cuestión indespensable si vas al templo cada domingo. 

fullsizerender-2-300x296


 

Top