You are here
Inicio > Actualidad > Vuelve a tu casa, David

Vuelve a tu casa, David

COMPARTEShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

villaa

  Llega el mercado invernal y, como cada año, surgen rumores varios sobre las posibles incorporaciones del Real Sporting de Gijón. Este año, como viene siendo habitual desde hace unos cuantos inviernos, le pido a los Reyes Magos que traigan a David Villa Sánchez, el máximo goleador español de la historia. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, lo voy haciendo con menos ilusión, casi sin esperanza, puesto cada vez veo más lejos tu llegada. Nunca mejor dicho, más lejos: primero en Madrid y después en Nueva York…

  No te olvides de donde vienes, “Guaje”. Acuérdate de tu padre, minero de pura cepa, que tuvo que luchar con sudor y lágrimas para sacaros a tu familia y a ti adelante. Esas son tus raíces, pese a que ahora estés envuelto en dinero en la “Gran Manzana”. Acuérdate también de todos y cada uno de los entrenamientos que realizaste en Mareo. Ahí te curtiste y te hiciste un hombre. No te olvides de la ciudad que te vio crecer, la que te otorgó la oportunidad de debutar como futbolista profesional en el campo más antiguo de España: El Molinón. Tu corazón es rojiblanco, no dejes que el dinero le gane el pulso a tu pasión.

  Con tu llegada, harías recuperar la ilusión al sportinguismo, que hoy en día no está pasando por sus mejores momentos. Además, viendo tu gran nivel actual (máximo goleador y mejor jugador de la MLS), tendrías un hueco de sobra y podrías seguir demostrando tu calidad por los grandes campos de la Primera División española. Valerón, Tévez, Fernando Torres… Todos volvieron al equipo de su vida, al que amaban, y fueron recibidos como héroes. Sé nuestro héroe. Vuelve a vestir los colores rojiblancos y lleva al Sporting a donde se merece, pero vuelve ya. De nada sirve que regreses con 40 años, cuando nadie te quiera, para retirarte y llevarte el aplauso fácil.

  Vuelve, David. Por volver a ver a El Molinón corear tu nombre, por honor, lealtad y fidelidad a unos colores que desde pequeño te siguen, porque el fútbol no es solo dinero, es pasión y sentimiento. No caigas en el fútbol negocio de hoy en día. Defiende a tu ciudad, vuelve con tu familia, regresa a la infancia. En Nueva York tienes dinero, pero ¿hay algo más grande que el amor de tu gente? Los grandes siempre vuelven, o incluso nunca se van, y tú eres grande, David.

Top