You are here
Inicio > Crónicas > La tormenta perfecta

La tormenta perfecta

COMPARTEShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
@LaLiga
@LaLiga

El Sporting se estrenó con victoria ante su público en la segunda jornada de La Liga 123. Un gol de Carmona y otro de Santos, que firmó una actuación espectacular, tumbaron a un Lugo que se vio superado en la segunda parte del encuentro. El equipo de Paco Herrera no estuvo fino en los primeros 45 minutos, con muy poca presencia en el centro del campo y en el ataque pero con solvencia defensiva. Como se dice popularmente “no es como empieza, sino como acaba”. Así fue el partido del Sporting, que se creció en la segunda parte y practicó un fútbol vistoso que derribó el muro rival.

La noticia era el debut de Nacho Méndez, muy elogiado durante la pretemporada, en el centro del campo asturiano. El medio no estuvo fino en su primer partido con el primer equipo, sin conseguir entrar demasiado en contacto con el balón y con un trabajo defensivo nulo. Los nervios jugaron una mala pasada al jugador, que fue sustituido en el descanso para dar entrada al césped a Moi Gómez. 

Un equipo organizado y muy bien plantado en el campo, así salió el Lugo a El Molinón. El Sporting estuvo muy plano en la primera parte, sin conseguir conectar con los hombres de ataque y generar peligro sobre la meta contraria. El partido necesitaba un cambio drástico para evitar un descalabro… y Herrera supo cuál era. En el descanso modificó posiciones, ubicando a Carmona por dentro para situar a Santos en la banda derecha. A partir de este momento entramos en otro partido. El agua comenzaba a caer sobre Gijón, se empezaba a desatar la tormenta perfecta. El uruguayo fue un puñal, al igual que Rubén García, buscando constantemente los espacios y siendo un dolor de cabeza para el lateral rival. Fruto de esta búsqueda de espacios llegó el primer gol del Sporting. Rober Canella metió un balón al hueco a Santos que, aprovechando su velocidad endiablada, ganó el pulso al defensor y puso el balón al corazón del área para que Carmona marcara el 1-0. Locura en el estadio.

El segundo gol llegó de la misma combinación: Santos-Carmona, Carmona-Santos. El balear colgó un balón desde la esquina que cabeceó el uruguayo anticipándose al primer palo. Los mejores minutos del Sporting llegaron con el toque y la asociación de Moi Gómez, Carmona, Santos y Rubén García. La nota negativa fueron las lesiones de Federico Barba y Quintero, con sobrecargas. Ambos jugadores fueron sustituidos, lo que provocó que Carlos Castro no tuviera minutos y que Canella tuviera que ejercer de central. Con el resultado de 2-0 finalizó un partido con luces en la segunda parte y sombras en la primera. El equipo de Herrera tiene margen de mejora, como así lo admitió el propio técnico, para lo que resta de temporada –que es todo–.

dsod-anuncio


 

Top